Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility Medioambiente Archives - Anthesis España

La Generalitat de Cataluña publica los principales datos ambientales de 2021

30 junio, 2022 | Noticias,

El Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalidad presenta el nuevo libreto de Datos de medio ambiente 2021.

La Generalitat publica anualmente el libreto de datos y el informe anual y además, también elabora un informe cada cuatro años que evalúa el estado del medio ambiente en el territorio. El objetivo es dar respuesta al derecho al acceso a la información en materia de medio ambiente, cumpliendo la Ley 27/2006, de 18 de julio, con el objetivo de poder gozar de un medio ambiente saludable y cumplir el deber de respetarlo y protegerlo.

Este libro de datos empezó a publicarse en 1993 y representa una de las series de datos ambientales básicos más largas que publica la Generalitat de Cataluña de forma ininterrumpida. Se trata de una herramienta de consulta rápida, sencilla y efectiva con la información estadística más relevante y actualizada sobre el medio ambiente.

Anthesis Lavola lleva más de un año ayudando a la Generalitat con la elaboración y publicación de estos documentos, con los Datos de Medio Ambiente 2020 y 2021, el informe anual 2018-2019 y 2020.

Próximamente, se elaborará el informe plurianual 2016-2019, y a final de año el informe anual 2021 y los Datos 2022.

Para llevar a cabo estas tareas, desde Ciudad y Territorio se encargan de la propuesta y estructuración de los capítulos, del tratamiento de los datos y de la redacción de los diferentes capítulos de los informes en los que se interpretan los datos.

Una vez se tienen todos los datos y contenidos redactados, el equipo de Diseño y Comunicación prepara el diseño y la maquetación de los informes para su divulgación en formato físico y web.

Consulta el informe aquí.

Una Sola Tierra, nuestro hogar

31 mayo, 2022 | Somos Naturaleza,

 

El universo es infinito y contiene millones de galaxias, cada una de las cuales está formada por millones de planetas. La física, incluso, dice que puede haber varios universos, quién sabe si con sus millones de galaxias y planetas correspondientes. El cinema, las series y los libros nos han presentado otros universos en numerosas ocasiones y nos han hecho pensar en cómo sería la gente que viviría allí o si habría otros planetas Tierra.

Sea como sea, pero, habitamos nuestro universos y nuestra galaxia, la Vía Láctea. Y en este contexto, solo hay un planeta Tierra. Es único. Irrepetible. Es nuestro hogar. El lugar donde vivimos junto con 7 mil millones y medio de personas más.

Una Sola Tierra. Only One Earth, en inglés.

Precisamente este es el lema que las Naciones Unidas han definido para el próximo Día Mundial del Medio Ambiente. Una efeméride que se celebra el día 5 de junio, pero que este año tiene un significado especial. Y es que hace cincuenta años que se empezó a conmemorar esta fecha.

Una Sola Tierra

La fuerza de este eslogan tiene que impulsar la cooperación y el trabajo de la comunidad internacional. Desde la ciudadanía hasta la administración, pasando por las entidades no gubernamentales y las empresas privadas.

 

50 años de la primera conferencia mundial sobre el medio ambiente

Hace cincuenta años, en 1972, tuvo lugar la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. La primera donde el medio ambiente tuvo un papel importante. La conferencia se llevó a cabo en Estocolmo, Suecia, entre el 5 y el 16 de junio. Además, fue el catalizador para la constitución del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Por este motivo, el 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente. Y, con tal de celebrar el 50º aniversario de esta conferencia, este año se ha decidido recuperar el eslogan que se usó en 1972: Only One Earth, Una Sola Tierra. Un lema más vigente que nunca ahora que nos encontramos ante los primeros efectos de una crisis climática que, si no se enfrenta pronto, será desastrosa para mucha gente.

Este lema quiere promover un cambio ambiental a escala global e impulsar la acción climática, la acción para la naturaleza y la acción contra la contaminación. Para luchar contra la crisis climática y plantar cara a las emergencia derivadas. Para proteger a las especies y los ecosistemas y recuperar los servicios y los bienes que nos aportan. Para minimizar los efectos negativos de los contaminantes y los productos químicos en la salud humana y el medioambiente.

Una Sola Tierra. La fuerza de este eslogan tiene que impulsar la cooperación y el trabajo de la comunidad internacional. Desde la ciudadanía hasta la administración, pasando por las entidades no gubernamentales y las empresas privadas.

Los límites del crecimiento” casi se puede considerar un trabajo profético, porque ha pasado la mitad del tiempo que definieron y las alarmas de la emergencia climática ya están sonando. Muchas de las predicciones del informe se ningunearon en su momento y ahora se están cumpliendo, casi a rajatabla.

 

Y 50 años del informe “Los límites del crecimiento”

Pero no solo se celebran cincuenta años de la conferencia. En 1972 también se publicó el informe “Los límites del crecimiento”. Un informe que ya avisaba de los daños ambientales que se causarían en la Tierra si se mantenía el crecimiento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales. El documento preveía un colapso en un siglo.

“Los límites del crecimiento” fue un estudio elaborado por diecisiete personas expertas del MIT a petición del Club de Roma. Liderado por la doctora Donella Meadows, casi se puede considerar un trabajo profético, porque ha pasado la mitad del tiempo que definieron y las alarmas de la emergencia climática ya están sonando. Muchas de las predicciones del informe se ningunearon en su momento y ahora se están cumpliendo, casi a rajatabla.

Pasado medio siglo de su publicación y con medio más por delante, es un buen momento para revisar las soluciones que el estudio proponía y llevar a cabo todas las que sean posibles y viables. Muchas de estas coinciden con las acciones que se promueven en la actualidad desde los sectores más vinculados con la sostenibilidad. Actuaciones que tienen un mayor eco durante la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

 

Una tarea de cada día para evitar los peores augurios

Conseguir dar la vuelta a la situación para hacer frente a la emergencia climática y seguir las recomendaciones de “Los límites del crecimiento” no es una tarea fácil, pero es una tarea que se tiene que hacer de forma constante. Y que no solo se tiene que visibilizar y destacar en el Día Mundial del Medio Ambiente, sino cada día, con nuestros hábitos diarios. Es un trabajo en el que todo el mundo puede aportar su grano de arena, en la medida de lo que sea posible y en el ámbito que considere: consumo, transporte, energía, voluntariado.

Que todas las personas puedan ayudar de la forma que consideren debe servir de antídoto a los mensajes derrotistas o a las iniciativas que consideran que es mejor irse y buscar nuevos planetas. Aunque esta última se encuentra más en la mente de gente excéntrica, no deja de ser una mentalidad negativa que acepta que no hay solución a la situación actual.

Una afirmación falsa y a la que tenemos que oponernos. Porque, como dice el lema del Día Mundial del Medio Ambiente, tenemos Una Sola Tierra. Y debemos luchar para que el planeta siga siendo nuestro hogar y un lugar habitable para todo el mundo, viva ahora o en el futuro. Muchas personas han trabajado en los últimos cincuenta años para conseguir un mundo mejor y debemos continuar su faena sin desfallecer. Solo así conseguiremos un planeta sostenible y justo.

Mancoeduca acerca la sensibilización ambiental a más de 17.000 escolares

29 julio, 2021 | Lavola Educa, Noticias,

El programa ha consolidado su propuesta educativa a distancia, con visitas, talleres y recursos digitales.

Durante el curso 2020-2021, 17.655 escolares de 90 centros educativos han participado en el programa de sensibilización ambiental Mancoeduca. Impulsado por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, y gestionado por Anthesis Lavola desde el año 2019, es un proyecto que fomenta los hábitos sostenibles y el respeto por el medioambiente entre los más pequeños mediante talleres, visitas guiadas y otros recursos educativos vinculados con la gestión hídrica, de residuos, del transporte y el parque fluvial de la comarca.

Este año, debido a la pandemia de la COVID-19, se ha hecho un gran esfuerzo por continuar con la oferta del programa manteniendo la seguridad tanto del equipo como de la comunidad educativa. Para lograrlo, se han adaptado las actividades presenciales a un formato digital en el que se ha mantenido la figura del personal del equipo educativo, pero desarrollando la actividad a distancia. De esta forma, y desde el pasado mes de septiembre, Mancoeduca ha podido organizar varias visitas y talleres digitales.

La oferta digital también ha incluido veinte unidades digitales, adaptadas a los diferentes niveles educativos, para facilitar al profesorado el acceso a las actividades interactivas y a los contenidos del programa. Además, se han creado unos “mancosites” que recopilan otros recursos didácticos y divulgativos complementarios al programa de actividades de Mancoeduca.

La propuesta digital se inició a finales del curso anterior, cuando hubo que adaptar el material didáctico y los talleres al soporte digital para continuar apoyando al profesorado en un contexto educativo marcado por el confinamiento domiciliario y el cierre de los centros escolares.

Como el curso 2020-2021 arrancó con el amago de posibles confinamientos según fuese evolucionando la pandemia, el equipo de Mancoeduca planteó un programa de actividades exclusivamente telemático. Sin embargo, a partir de marzo pudieron comenzar a organizarse también otras actividades en formato presencial.

Las actividades presenciales en las aulas volvieron con cinco talleres educativos, impartidos por el equipo educativo del programa de forma segura y cumpliendo con todas las medidas sanitarias frente a la COVID-19. Además, a partir del mes de abril se realizaron seis visitas guiadas a instalaciones de la comarca, como el Parque Fluvial o el Manantial de Arteta.

Este vídeo resume las actividades de Mancoeduca en el curso 2020-2021

El próximo curso se espera volver a una presencialidad al 100%, pero sin abandonar la oferta digital.

El equipo educativo de Mancoeduca afrontó con mucha energía y entusiasmo esta vuelta a la presencialidad. Por su parte, el profesorado ha valorado muy positivamente el trabajo realizado, felicitando al programa por “estar ahí contra viento y marea”.

Para el próximo curso, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona espera volver a una presencialidad al 100%, pero sin abandonar la oferta digital del programa, pues responde a las nuevas necesidades comunicativas y, sin duda, también a los posibles retos a futuro.

Mancoeduca se puso en marcha hace más de 35 años para acercar la sostenibilidad a centros escolares, colectivos y particulares de la comarca de Pamplona; a lo largo de su trayectoria se han ampliado y renovando los contenidos, extendido la oferta a todos los niveles educativos y adaptándola a las nuevas tecnologías y plataformas digitales. El programa sirve de apoyo para la comunidad educativa, el profesorado y las familias, ofreciéndoles actividades y recursos con los que inculcar unos valores, actitudes y hábitos proambientales y más sostenibles.

La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona es la responsable de Mancoeduca y Anthesis Lavola se encarga de gestionar el programa y dinamizar sus actividades educativas.

Contacta con nosotros

Estaremos encantados de ponernos a vuestra disposición

Además de nuestras oficinas en España, Colombia y Andorra, Anthesis Group tiene oficinas en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Irlanda, Italia, Alemania, Suecia, Finlandia, Países Bajos, Bélgica, Sudáfrica, Brasil, China, Filipinas y Oriente Medio.

Los océanos como fuente de vida y de subsistencia

16 junio, 2021 | Somos Naturaleza,

El peligro de la contaminación en el medio acuático

Los océanos son fundamentales para la vida de muchas especies y el medio de subsistencia para numerosas poblaciones humanas. Cubriendo más del 70% del planeta, los océanos producen al menos el 50% del oxígeno y contienen una parte importantísima de la biodiversidad del planeta. 

Con tal de protegerlo, la ONU designó el 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos. Durante este día, se organizan varias actividades con tal de concienciar sobre la necesidad de preservarlos. Además, su importancia es tan grande que los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la propia ONU tienen un objetivo concreto para este hábitat: el ODS 14 “Vida submarina”. 

Precisamente los mares y los océanos son unos de los ecosistemas más desconocidos e incomprendidos por la gran mayoría de las personas. El hecho de no ver a simple vista su estructura ni las especies que viven ahí hace que mucha gente no sepa qué hay bajo el agua y no pueda tener empatía con todos los impactos que estamos causando. 

La explotación de recursos marinos

La contaminación por plásticos es uno de los problemas más conocidos, ya que se trata de un fenómeno que sí que se puede ver habitualmente en las playas y cerca de la costa. Además, ha tenido una gran visibilidad a través de campañas, fotografías y vídeos de animales atrapados o con residuos en su interior. 

En nuestro blog tenemos una entrevista muy interesante donde se destaca el papel de las campañas de sensibilización como una herramienta muy útil para reducir la contaminación en las playas y zonas de costa. En un estudio hecho en varias playas mediterráneas, se ha visto que sensibilizar a turistas y ciudadanía ayuda a reducir la presencia de plásticos en un 50%, aproximadamente. 

Pero la contaminación que generamos en nuestro día a día (bastoncillos, colillas o anillas de refrescos) no es la única que afecta a los océanos, si no que también hay la causada por los vertidos de barcos o de plataformas de hidrocarburos. En la península Ibérica tenemos el gran desastre del Prestige, en las costas gallegas, mientras que a nivel global hay los caso del Exxon Valdez en Alaska o de Deepwater Horizon en el golfo de México. 

Y no se trata de un problema de hace años. El verano pasado, un petrolero causó un gran desastre en la isla de Mauricio, en el océano Índico. Y hace pocos días, un barco de hundió delante de la costa de Sri Lanka, liberando material plástico y residuos tóxicos en el mar. 

Todos estos contaminantes tienen consecuencias gravísimas para las especies y las economías de las zonas afectadas. Muchos animales y algas se ven afectados por estas sustancias, enfermando y muriendo. Esto, a su vez, impide que todas las personas que viven del mar puedan desarrollar sus actividades económicas de forma adecuada y ven como sus ingresos desaparecen. 

Las actividades económicas alrededor de los mares y océanos también son una fuente de impactos negativos cuando no se realizan de forma sostenible. La sobreexplotación de los stocks de peces y otras especies es un fenómeno que se repite en la gran mayoría de lugares del planeta, igual que el uso de artes de pesca muy nocivas para los ambientes submarinos, como el arrastre. 

El atún, el salmón, la merluza, la sardina o el bacalao son algunas de estas especies que han sufrido enormes declives poblacionales debido a una pesca intensiva que no tenía en cuenta su ecología. Afortunadamente, el establecimiento de cuotas y temporadas de veda han ayudado a recuperar algunas poblaciones hasta unos niveles en el que la supervivencia de estas especies parece que vuelve a ser viable. 

La pesca sostenible, realizada principalmente por pescadores locales en embarcaciones pequeñas y con técnicas más respetuosas, es una solución para asegurar un consumo adecuado de alimentos marinos compatible con la vida de las especies presentes en mares y océanos. 

A todos estos problemas también hay que añadir el cambio climático y los efectos negativos que genera: acidificación del agua por el aumento de carbono en la atmósfera, calentamiento de mares y océanos y cambio de corrientes, entre otros. Todos ellos pueden implicar cambio catastróficos en ciertas áreas marinas, desde la extinción de especies hasta del desplazamiento de poblaciones buscando condiciones mejores. Y esto, obviamente, afectaría a todas las personas que viven de la pesca. 

El impacto que queremos causar

En los últimos años se ha descubierto que las ballenas, los mamíferos más grandes del planeta, juegan un papel importante en el ciclo del carbono: cuando mueren, sus grandes masas se hunden con todo el carbono que contienen, moviéndolo de la superficie de los océanos hasta el fondo, donde se puede mantener durante siglos o más tiempo. Encima, sus excrementos sirven de alimento para el fitoplancton, pequeños organismos capaces de absorber un 40% de todo el CO2 que se produce en la Tierra. 

Esto significa que la caza de ballenas y la disminución de sus poblaciones ha permitido la liberación de grandes toneladas de carbono en la atmósfera al impedir el hundimiento de los cuerpos y la proliferación del fitoplancton. Por tanto, su conservación es una forma más para evitar el aumento de gases de efecto invernadero en el aire. 

Descubrir estas relaciones es parte fundamental de la ciencia y permite disponer de nuevas maneras de mitigar el impacto del cambio climático. Todas las investigaciones científicas realizadas nos han servido para ver el alcance negativo de las actividades que hemos realizado hasta el momento. Gracias a este conocimiento podemos luchas y cambiar el sentido de nuestras actuaciones, para conseguir tener efectos positivos en nuestro entorno. 

La ciencia nos aporta el poder de decidir cómo queremos que sea nuestro futuro y cómo tenemos que trabajar para establecer una relación adecuada con el entorno. Saber cómo afectarán nuestras acciones nos tiene que ayudar a proteger y tener cura de los océanos y de los mares, a reducir los residuos que generamos, a minimizar el uso de los combustibles fósiles y a hacer un uso sostenible de los recursos. Solo así podremos conseguir un presente y un futuro sostenibles.