Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility problemas sociales Archives - Anthesis España

Impactos sociales en la economía informal

21 febrero, 2022 | Reflexiones,

Más del 60% de la población activa mundial, es decir, 2000 millones de mujeres, hombres y jóvenes, se ganan la vida de la economía informal.

La economía informal o gris se refiere a todas las actividades económicas realizadas por los trabajadores que -en la ley o en la práctica- no están enmarcadas/amparadas por acuerdos formales o lo están de forma insuficiente. Es una parte no regulada de la economía que no está sujeta a impuestos ni a la supervisión de los gobiernos. El sector de la economía informal puede incluir jornaleros, trabajadores y trabajadoras domésticos, no declarados y a tiempo parcial o temporales.

Naciones Unidas afirma que es necesario hacer la transición hacia una economía más formal para reducir la pobreza y las desigualdades, promover condiciones laborales más justas y aumentar la productividad y sostenibilidad de las empresas. Según la guía de la Organización Internacional del Trabajo sobre la Transición de la Economía Informal a la Formal, es crucial comprender los factores individuales y los retos de la economía informal a nivel nacional e implementar estrategias coherentes e integradas que aborden las múltiples dimensiones de la informalidad laboral.

Varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son importantes para lograr que haya justicia social, incluida la lucha contra los problemas asociados con la actividad económica informal, como la eliminación de la pobreza (ODS 1), la igualdad de género (ODS 5), la reducción de las desigualdades (ODS 10), la paz, la justicia e instituciones sólidas (ODS 16) y las alianzas para lograr los objetivos (ODS 17). Esto pone de manifiesto las áreas relevantes y más comúnmente impactadas por la economía informal y pone de manifiesto la importancia de progresar en este ámbito.

¿Cuáles son las repercusiones sociales de la informalidad?

  • El trabajo autónomo puede dar lugar a condiciones laborales peligrosas sin prestaciones, y largas jornadas laborales con ingresos irregulares.
  • La falta de formación y de tecnología puede provocar un nivel bajo de competencias, falta de acceso a la información y productividad.
  • Sin contratos de trabajo formales, los trabajadores no están protegidos por la legislación laboral y no tienen protección social
  • Muchos países y regiones con niveles altos de trabajo informal también tienen niveles altos de pobreza
  • La falta de acceso a una representación de los trabajadores o sindicatos que estén amparados por los principios fundamentales de acuerdo con el artículo 2 del código básico de la Iniciativa de Comercio Ético (ITE).

¿Qué razones hay detrás de la economía informal?

La economía informal ofrece oportunidades de empleo, especialmente en los países en desarrollo, a las personas que no gozan de seguridad laboral y social. Es una economía de fácil acceso y ofrece la oportunidad de adquirir habilidades y conocimiento que luego puede servir para transicionar a una economía formal. Los principales factores de la informalidad son:

  • Contexto económico y marcos legales, normativos y políticos: La informalidad se puede presentar de forma diferente dependiendo del contexto económico del país. La economía informal abarca profesiones tan diversas como desde conductores de minibuses en economías en desarrollo hasta trabajadores de la construcción en economías avanzadas.
  • Factores económicos y sectoriales: Los trabajadores informales es más probable que ganen salarios más bajos que sus compañeros en la economía formal porque carecen de protección social y acceso a crédito.
  • Falta de educación: Las empresas informales suelen permanecer pequeñas, con baja productividad y acceso limitado a financiación.
  • Discriminación: Globalmente, 58% de las mujeres empleadas en la economía informal tienen más probabilidades de estar en las categorías más precarias y mal pagadas del empleo informal.
  • Cambio climático: los asentamientos precarios que se han construido alrededor del sistema “formal” elevan el riesgo de la mayoría de ser impactados por alguna de las consecuencias del cambio climático, como el aumento de las temperaturas o la subida del nivel del mar. Gran parte de la población en asentamientos precarios trabaja dentro de la economía informal, ya que estos trabajadores son normalmente excluidos de servicios como la obtención de un domicilio legal.

Problemas de justicia social en la economía informal

  • Due dilligence: las empresas realizan evaluaciones de riesgo que miden el desempeño social y medioambiental de una compañía, sin embargo, la visibilidad es mínima debido a los trabajadores no contabilizados en la economía sumergida y fracasa a la hora de visibilizar los niveles más bajos de la cadena de suministro, incluyendo el trabajo subcontratado y externalizado.
  • Visibilidad de las cadenas de suministro: en algunos casos, los trabajadores que se encuentran en la parte más baja de las cadenas de suministros son los más vulnerables y pueden no estar visibilizados debido a la subcontratación o a la falta de contratos escritos.
  • Prácticas de adquisición: las malas prácticas de compra, como los cambios de última hora, hacen que se reduzcan los plazos de entrega de los proveedores. Esta presión sobre los proveedores se traduce en intensificación del trabajo que a su vez provoca una falta de visibilidad y subcontratación desautorizada en el sector informal. Esto puede dar lugar a horas extras obligatorias y sin remuneración.
  • Migración climática: la migración en respuesta a los impactos climáticos puede conducir a un incremento de la movilidad y del desplazamiento forzoso ante los riesgos que amenazan sus vidas. Este fenómeno puede ocurrir dentro o fuera de las fronteras internacionales. Sin estrategias claras para dar apoyo a estas personas, a menudo dependen del trabajo informal para obtener algunos ingresos.
  • COVID-19: la pandemia ha agravado la situación de un alto porcentaje de la mano de obra en las cadenas de suministro globales, como se destaca en la reciente evaluación ILO COVID-19 y la economía informal. Se han impactado muchos roles dentro del sector informal a raíz de la COVID-19, y la falta de una protección formal ha dejado a personas sin ingresos. Mujeres, niños y trabajadores migrantes se ven particularmente afectados mientras luchan por sus derechos humanos, incluyendo el acceso a las vacunas.

¿Cómo pueden los negocios mejorar los estándares de la economía informal?

  • Compromisos públicos: Asume compromisos para mejorar las condiciones laborales, que deberían incluirse en las declaraciones sobre esclavitud moderna y trata de seres humanos.
  • Gobernanza: En la gobernanza corporativa y políticas, acciones y programas específicos es necesario diseñar un plan para revelar y abordar lo que realmente está ocurriendo en complejas cadenas de suministro, especialmente en los niveles más bajos, donde la visibilidad es baja y los trabajadores son más vulnerables.
  • Transparencia: traza un mapa de las cadenas de suministro, comprende los niveles y el impacto humano de trabajar en cada uno de ellos. De esta forma, podrás entender características como la división de género, los tipos de empleos y la disposición de la legislación del empleo justo.
  • Legislación: Comprende cómo la legislación impacta el empleo formal en diferentes países. Por ejemplo, en el Reino Unido, después de 12 semanas de empleo, un trabajador contratado por agencia tiene el derecho de ser permanente y gozar de los mismos derechos que un empleado directo. Esto incluye recibir el mismo salario que un compañero de trabajo permanente que hace el mismo trabajo, afiliación automática a pensión y vacaciones anuales pagadas.
  • Evaluaciones de riesgo de la cadena de suministro: Lleva a cabo evaluaciones de riesgo a través del concepto de due diligence en lo que respecta a los derechos humanos, para entender cómo el sector informal afecta a la empresa y a las cadenas de suministro, incluyendo los residuos y el reciclaje.
  • Adquisición responsable: Incorpora los derechos humanos a las prácticas de adquisición y producción, incluyendo la igualdad de género, la libertad de asociación e indicadores de negociación colectiva para la selección de proveedores.
  • Adaptación a los mercados resistentes al clima: los gobiernos y las empresas deben adaptarse a los mercados laborales resistentes al clima, incluyendo la provisión de una buena asistencia sanitaria, educación y servicios públicos. Las empresas deben invertir capital humano que pueda incrementar la capacidad de las comunidades, incluidas las poblaciones indígenas, para hacer frente a los impactos del cambio climático, en particular, mediante el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, que suelen ser los primeros en enfrentarse a las altas tasas de desempleo.